Guía de gestión de riesgos empresariales

Antes de comenzar a explicar cuáles son los diferentes modelos de gestión para prevenir y combatir los riesgos empresariales, es necesario saber a qué concepto se hace referencia cuando se utiliza el término de riesgo empresarial.

¿Qué es un riesgo empresarial?

Un riesgo empresarial en su definición hace referencia a todas las situaciones confusas o peligrosas que se produzcan en los diferentes procesos de desarrollo del negocio de una empresa.

Un riesgo empresarial, ya sea por una circunstancia externa o algo que se está generando dentro de la empresa, siempre va a existir y los directivos de una compañía deben saber este dato y tienen que tener planes de gestión del riesgo empresarial para poder abordarlos.

Tipos de riesgo empresarial

Como ya hemos mencionado, cualquier situación interna o externa puede afectar a la estabilidad de la empresa y puede ser tomada como un riesgo. Por ello, vamos a hablar de los tipos de riesgos empresariales que existen para que se tengan en cuenta.

Tipología de riesgos internos de una empresa

Algunos de estos riesgos parten de la base de la propia gestión empresarial. Es decir, de forma genérica o por departamentos o áreas, pueden desarrollarse diferentes situaciones de peligro. Algunos ejemplos de riesgo empresarial dentro de esta clasificación son:

  • Problemas de ventas: estos se pueden generar por la poca clientela con la que se cuente o por algún percance o deterioro que exista en los productos o en servicio que ofrezca la empresa. Este tipo de circunstancias pueden llevarte a una situación de falta de liquidez convirtiéndolo en un riesgo financiero.
  • Riesgos durante las operaciones: fallos cometidos durante los procesos de gestión y producción, ya sea por la maquinaria, los recursos o el propio empleado.
  • Propiedad intelectual: la posibilidad de que las marcas utilizadas por una empresa puedan ser robadas también es un riesgo. Por ello, no hay que dudar en registrar siempre las marcas y las patentes comerciales.
  • Espacio de trabajo inadecuado: si no se ha invertido lo suficiente en desarrollar unas instalaciones óptimas para la elaboración del trabajo o, por ejemplo, no se ha investigado previamente de forma correcta qué era lo que se iba a necesitar, puede convertirse un problema muy grande.

Tipología de riesgos externos de una empresa

Esta clase de problemas derivan de las situaciones externas que pueden incidir en una compañía bien sea de forma directa en su producción o en su comercialización o como parte de un contexto global.

  • Crisis financieras: las crisis financieras, o mejor dicho, los diferentes ciclos económicos existentes pueden favorecer o no a las actividades empresariales, ya sea en su venta o exposición de servicios final, o a la hora de adquirir o gestionar algún aspecto interno (que se alejen los proveedores, suban los precios, los patrocinadores no quieran seguir, etc.).
  • Mala gestión en las relaciones internacionales: el cambio de divisas o los problemas para transportar mercancías a través de una frontera pueden traer problemas a una compañía. Cualquier componente relacionado con la ubicación incluso si se habla de la ciudad o la zona donde se encuentra la sede, puede traer alguna irregularidad consigo.
  • Catástrofes ambientales o causas políticas de fuerza mayor: guerras, golpes de estado, atentados, desastres naturales, etc, son situaciones que acaban afectando de mayor o menor manera a cualquier tipo de empresa.

Sin embargo, después de identificar qué tipo de riesgo es por el que está pasando nuestra compañía, toca determinar la gravedad del mismo y cómo puede afectar. Es decir, existen riesgos críticos de una empresa que hay que tener mucho más en cuenta que otros más pasajeros.

Actualmente, entre los riesgos más corrientes a los que se expone una empresa destacan:

  • La recuperación lenta de los ingresos
  • Los ciberataques
  • El aumento de la competencia y la falta de innovación
  • Los cambios legislativos

Por ello, es importante contar con un buen plan de gestión de riesgos empresariales.

La gestión del riesgo empresarial (GRE)

La gestión del riesgo empresarial se trata de un sistemas de estrategias que se basan en la diferentes estructuras que crean el riesgo y que componen la empresa. Por ello, no se está hablando de unas leyes o pautas a seguir sí o sí, sino de líneas y objetivos que se quieren cumplir en donde las normas se adaptarán a las circunstancias para poder mantener la situación en orden.

Contar con un equipo de personas que realicen auditorías para evaluar la validez o comenzar la creación del plan de gestión de riesgos empresariales y creen modelos de actuación y prevención basados en la formación y conocimiento especializado, es de suma importancia si quieres mantener el estatus de tu empresa y no sufrir pérdidas de gran calibre.

La gestión de riesgos corporativos o empresariales debe estar caracterizada por:

  • La creación de un proceso de evolución y retroalimentación continuo, al que puedan acceder todos los miembros de la plantilla. Además, estos estarán en la obligación de aplicarlo a sus áreas de trabajo
  • Aportar seguridad, agilidad al resto de sistemas de gestiones de diferentes riesgos y ser capaz de identificar ciertos acontecimientos
  • Una mejora en la comunicación existente en la entidad empresarial

¿Cómo se consigue tener un equipo cualificado para llevar a cabo esta gestión? Con unos conocimientos obtenidos a través de másteres especializados y programas superiores de formación que expondremos al final del artículo.

Mapa de riesgos empresariales

Esta es una de las herramientas esenciales con las que contarán las personas encargadas de elaborar los planes y las estrategias para abordar y enfrentarse a los diferentes riesgos que pueden darse en una empresa, así como para clasificar ante qué problema se encuentran.

Para la elaboración y construcción de este mapa se utilizarán los conocimientos que la empresa vaya desarrollando de forma periódica con el fin de mantener siempre un análisis lo más correcto posible sobre la situación de la compañía. Es decir, es un elemento importante que se mantendrá actualizado y crecerá con la empresa.

En definitiva, la elaboración de mapas de riesgos te aporta una herramienta de carácter visual en donde se recogerá la información necesaria y actualizada sobre las diferentes situaciones de riesgo que pueden existir y cuáles son las dimensiones del riesgo, que te ayudará a:

  • Un análisis exhaustivo y con la posibilidad de ser actualizado, generando un feedback
  • Exponer las circunstancias al resto de los empleados de una manera sencilla y entendible. Por ello, el resto de la plantilla podrá involucrarse para la ejecución de las estrategias de gestión que se quieran abordar
  • Mejorar la situación de la empresa

Este método de seguridad y orden realizado para gestionar los riesgos empresariales en la empresa, deben partir de una guía informativa en donde se apoyen los desarrolladores del proyecto.

En esta guía o manual, deben recoger diferentes respuestas ante los posibles acontecimientos potenciales, con la finalidad de abordar los riesgos que puedan afectar a factores como el medio ambiente, las situaciones sociales de diferente índole y garantizar la seguridad de la gobernabilidad interna.

Formación especializada

Para entender a la perfección cuáles son las estrategias que debes tener en cuenta, cuáles son los diferentes riesgos y cómo tratarlos, lo que debes hacer es comenzar una formación especializada y ofrecida por los cursos online.

Máster en Seguros y Gerencia de Riesgos

Con el Máster en Seguros y Gerencia de Riesgos aprenderás todo lo necesario sobre:

  • Los módulos de seguros de forma general y específica
  • La identificación, interpretación y gerencia de riesgos
  • Las diferentes tipologías en los fraudes en el sector asegurador
  • La identificación de los ciber riesgos

Con ello, obtendrás el Curso de Formación en Materias Financieras y de Seguros Privados oficial de acuerdo con el Real Decreto 764/2010 y la Resolución de Formación de 18 de febrero de 2011 que expone la Ley 26/2006. A su vez, se obtendrá la Certificación Formativa Acreditativa del Grupo B.

Gracias a este máster, podrás realizar con seguridad las diferentes operaciones llevadas a cabo en los planes de gestión empresarial, reconociendo a la perfección los riesgos y sin olvidar en ningún momento cuáles son los objetivos de tu empresa, creando así estrategias infalibles, originales y necesarias para que tu compañía reduzca al mínima la posibilidad de salir perdiendo ante un enfrentamiento contra un riesgo.

La gerencia de riesgos es un aspecto muy importante y una herramienta que debe perfilarse, sobre todo, en las grandes empresas.
Los riesgos son los elementos que consiguen derrumbar grandes sociedades corporativas, la falta de previsión de estos puede llevar a un accidente, a una caída en picado en el mercado laboral o a la mala gestión y administración de los procesos de desarrollo dentro de la compañía.

Por ello, es obligatorio que existan figuras formadas y con experiencia que puedan hacerse cargo, antes de que sucedan las cosas, de preverlas, analizarlas y aplicar diferentes planes estratégicos para evitar que se cumplan.

Programa Superior de Gestor de Riesgos Empresariales (ERM)

Por otro lado, si tu empresa no se encuentra dentro del sector de los seguros pero quieres mantenerla segura ante los riesgos empresariales, el Programa Superior de Gestor de Riesgos Empresariales ERM es la formación que necesitas para poder enfrentarte a los problemas.

Con un plan de estudios basado en la gestión integral y completa de los riesgos, la identificación de los mismos, el campo de actuación que tienen y las diferentes estrategias a desarrollar que tienes que tomar en cada uno de ellos.

De esta forma, conseguirás mantenerte informado de cómo llevar la gestión del riesgo empresarial en una compañía y sabrás aprovechar las oportunidades y desarrollar las técnicas necesarias para mantener el negocio a salvo.